Estamos mejor que nunca, el nuevo espectáculo de Santi Millán y Javi sancho, ayer tuve el placer de poder verlo en primera en primera persona, una hora media de risas y buen rollo desde el minuto uno.

En un escenario de lujo, el casi centenario gran teatro de elche lleno a rebosar fue cómplice y testigo de lo que allí se vivió.
Si tienes la suerte de que van a tu ciudad o pasan cerca, yo iría a verlo, además ¡¡mirar que promoción llevan!!

“por la compra de tu entrada para el nuevo espectáculo de Santi Millán te regalamos la actuación de Javi Sancho*
*Promoción válida hasta que a Santi se le acabe la paciencia.”

Como siempre la galería de fotos se puede ver por aquí
y aquí abajo la crónica de Objetivo Torevieja:

Lleno anoche el Gran Teatro de Elche, para asistir al show de Javi Sancho y Santi Millán que bajo el título de “Estamos mejor que nunca”, hicieron reír a todos con una divertida función en la el veterano Santi Millán va presumiendo de tener una salud de hierro y demostrando que está en uno de los mejores momentos de su vida y al que da la réplica un joven Javi Sancho.

Creando un monólogo a dos bandas que se inició con la salida de Javi Sancho, con la música a tope, confetis cayendo simultáneamente y con el público enfervorecido, jugando a que a que repitieran su nombre.
Después de varios chistes de presentación, apareció Santi Millán a escena, de un modo humorísticamente cortante y chulesco con el joven Javi.
Santi representa al cómico madurito y triunfador que no lleva muy bien lo de la edad.

Él se siente en su mejor momento, con experiencia para triunfar con las mujeres, aunque sabe que su cuerpo ya no es el de antes. Como buen cuarentón que se precie ha decidido cuidarse, hacer vida sana y deporte pero ¡ojo! sin pasarse.
Interpreta muy bien el papel de ese cómico con experiencia que intenta dar lecciones a su joven ayudante.

A su vez el joven Javi, se burla de que el viejo Santi espanta a las chicas en los bares con sus comentarios “carcas”. Hace caso omiso de los continuos desplantes y del menosprecio que le hace el veterano actor. Va “a su bola” como método de supervivencia ante los “ataques” de su compañero, y nos cuenta sus anécdotas discotequeras y sus fantasías con mujeres imposibles.

Un espectáculo que dejó con ganas de más a los asistentes que no cesaron de reir en todo el tiempo.